Ondas de Choque

Las ondas de choque son pulsos acústicos que se caracterizan por altas amplitudes de presión positiva y un rápido incremento de la presión. Tienen lugar en las atmósfera durante eventos explosivos, como por ejemplo durante la caída de un rayo, o cuando un avión atraviesa la barrera del sonido.

Son capaces de transmitir temporalmente energía desde el punto donde se generan hasta regiones remotas. A pesar de su similitud con las ondas de ultrasonidos, las ondas de choque tienen unas amplitudes de presión sustancialmente mayores que estas. Por esta razón, se acentúan los efectos resultantes de la no-linealidad en el medio de propagación (agua, tejido humano). Además, las ondas de los ultrasonidos son oscilaciones periódicas con un ancho de banda limitado mientras que las ondas de choque, se caracterizan por un solo pulso de presión en su mayoría positivo, el cual es seguido de una pequeña onda con una componente tensional (pulso de presión negativa). Un pulso de este tipo contiene frecuencias que pueden ir desde unos pocos Khz hasta más de 10Mhz.

Indicaciones

Patologías Osteomusculares

  • Retardo de consolidación (6-10 meses)
  • Pseudoartrosis (10-12 meses)
  • Pseudoartrosis infectadas crónicas
  • Calcificaciones
  • Patologías de inserción (entesitis)
  • Osteocondritis
  • Rizartrosis

Patologías de la piel

  • Lesiones postraumáticas
  • Ulceras arteriales venosas
  • Ulceras de decúbito
  • Pie diabético
  • Heridas infectadas de larga evolución
  • Quemaduras

Patologías dolorosas

  • Osteo-muscular
  • Puntos de gatillo
  • Aflojamiento de prótesis

Información sobre el tratamiento

 

Las ondas de Choque que utilizamos, son ondas acústicas electro-hidráulicas, generadas por un electrodo, cuyo conductor es el agua y el punto de contacto para la transmisión con la piel es una membrana que se aplica en el lugar a tratar, utilizando un gel normalizado de ecografía como elemento de contacto.

El tratamiento se realiza en consulta mediante la aplicación de las Ondas pudiendo dar lugar a leves molestias y cuando la intensidad de la onda lo requiera en quirófano con anestesia loco-regional / general.

El protocolo de tratamiento dependiendo de la patología consiste en el número de sesiones fijadas por el facultativo, al igual que el número de ondas en función de la patología y evolución de la misma.

Se nota alivio en las primeras horas. El dolor regresa en las 24-48 h siguientes incluso empeorando, con mejoría a partir de los 7-10 días siguientes, apreciándose los resultados al mes consiguiendo mejoría del 80% de los casos.

Puede haber efectos secundarios menores, como pequeños hematomas subcutáneos que se controlan con la aplicación de hielo sobre la zona tratada durante varias horas después del tratamiento.

¿Qué ventajas ofrecen?

  • Mejor optimización de recursos sanitarios
  • No tienen efectos secundarios
  • No es una técnica invasiva
  • Resultados clínicos de curación superior al 70% tanto en aparato osteo-muscular, como de la patología cutanea

Contraindicaciones

  • Anticoagulación
  • Neoplasias
  • Gestantes
  • Portadores de marcapasos
  • Arritmias
  • Infecciones agudas
  • Huesos de cráneo, costillas y vértebras
  • Aplicación sobre grandes vasos y nervios, pulmón y aparato digestivo

Consúltenos su caso